Loading...

sábado, 21 de enero de 2012

Discos duros SATA

Serial ATA se ha convertido en el nuevo estándar para conectar discos duros. Se introdujo en febrero de 2003 con el fin de compensar las imitaciones del estándar ATA/IDE. La velocidad de transferencia que se consigue con esta interfaz es de 150 Mb/s o 300 Mb/s. A la primera velocidad se le conoce más como SATA/150 o SATA I; a la segunda, velocidad de 600 Mb/s.

El comité encargado de fijar las normas Serial ATA no está muy conforme en utilizar los nombres SATA I, SATA II o SATA III, prefiere las que se exponen en la siguiente tabla.


Los discos duros SATA emplean diferentes conectores a los discos IDE; para ello, véase en la siguiente imagen. Los jumpers que traen en la parte trasera no tienen nada que ver con los jumpers de los discos IDE, se utilizan para configurar un disco de una velocidad a otr inferior. Por ejemplo, un SATA II de 3 Gb/s se puede configurar como un disco SATA I a 1,5 Gb/s. Antes de manipular jumpers hay que consultar el manual de la placa base para saber qué velocidad soporta sobre discos SATA.

El conector de datos tiene un ancho de 10 mm y está compuesto de 7 hilos y el conector eléctrico es más plano y tiene 15 conectores. El cable de datos puede llegar a tener 1 m de longitud, en contraposición con los cables planos IDE, que mide 45 cm. Cada disco duro necesita un cable de datos, con lo que no es necesario diferenciar disco maestro de disco esclavo. Desde la BIOS se puede configurar el orden de arranque de los dispositivos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada